Has dado el paso más importante de todos.

Empezar a recorrer el camino del cambio.

Y aquí encontrarás ese cambio, el camino hacia el bienestar, la salud y la forma física, sea cual sea tu punto de partida.

 

Pero cuidado, cuando una persona se embarca en este viaje, debe conocer los obstáculos y las dificultades más importantes con los que se va a encontrar.

 

Y, por muy difícil que te haya podido ser hasta ahora, tu situación va a cambiar.

 

Porque tengo un secreto.

 

El secreto es que no hay secreto.

La constancia y la repetición te convertirán en otra persona.

En tu versión 2.0.

 

Esa versión en la que ganas la partida a la vocecita interior, que busca excusas para no hacer lo que sabes perfectamente que debes hacer.

 

El diablillo en tu hombro que distrae tu atención.

Que te tienta con entretenimiento, con el camino fácil, con alternativas atractivas, con la indiferencia y la excusas ante la ausencia (aparente) de avances.

 

Que te dice, “¿Ves?, llevas una semana y no has bajado de peso.”

 

“¿Y eso por qué?”

“¡Pues no lo sé, con lo que me esfuerzo y no mejoro!”

 

Es posible que te falte información.

El gran objetivo no está relacionado con la balanza, con la pérdida de peso.

Con el dios de los dos (o tres) dígitos malditos.

 

Miremos más allá.

Pongamos el foco en lo importante.

 

Y no.

No es perder peso.

 

Lo importante es cambiar tus costumbres y conseguir comer mejor, siempre.

Hacer ejercicio para ganar masa muscular.

Y reducir el porcentaje de grasa corporal.

 

Pero lo más importante de todo, está relacionado con una palabreja que es posible que no hayas escuchado nunca.

O quizá sí.

 

Adherencia.

 

 

¿Y qué es la adherencia? Te podrías preguntar.

 

Es el enganche que tienes con tus nuevas costumbres. La incorporación de nuevas maneras de hacer a tu vida, que pasan a ser parte de tu rutina diaria.

 

Aquello que haces sin pensar.

Como lavarte los dientes (espero).

Como ir a trabajar.

 

En cierta ocasión, una persona bienintencionada me preguntó:

  • “Alex, ¿por qué siempre estás a dieta?
  • “No estoy a dieta, es que como así”

 

Y con ello no quiero parecer aquí Míster Perfecto ni nada por el estilo. Hay infinidad de cosas que hago mal, incluso el hecho de comer bien, lo respeto a épocas.

Pero lucho por integrar ciertas tendencias en mi vida diaria.

 

Pero ojo, ayudarte a cambiar las tuyas, eso sí lo hago bien.

 

Por eso sigo aquí.

Porque me gusta.

Y porque es la puerta de entrada a la salud.

Porque ayudarte a ti y que acabes con un buen resultado, me ayuda a mí gracias al boca a boca que genera eso.

Ya que, como sabes, el boca a boca es la mejor inversión en negocio que se puede hacer.

Puedes hacer una consulta sobre cualquier duda que tengas en el siguiente formulario.

Además, nuestra manera de actuar no es como la de muchos otros profesionales que puedas encontrar.

 

¿Por qué?

 

Porque no buscamos un resultado cortoplacista basado en la “magia del cambio”.

 

Porque no nos vamos a obsesionar con la balanza, y tu progreso no va a depender del peso.

 

Porque uno de los objetivos es ganar masa muscular y fuerza. Cuidado, no quiero decir que vayamos a buscar ponerte cachas. Aunque si ese es tu objetivo final, todo se andará.

 

Porque entrenaremos para la vida y para ser capaz de soportar la dureza de las cosas cotidianas.

 

Porque utilizamos los beneficios extra que aporta el entrenamiento de alta intensidad.

 

Porque no nos cerramos a utilizar un solo método. Cada uno es de su padre y de su madre y a cada uno le gustan cosas diferentes y necesita cosas diferentes.

 

Porque al acceder a este servicio, podrás usar (de manera responsable) el soporte que te ofrezco para resolver las dudas que tengas.

 

Es por todo esto que no somos como muchos otros.

 

 

Así que, si tu reto es conseguir mejorar tu composición corporal para…

… poder seguir el ritmo de juego de tus hijos,

… o para no acabar muerto en tus partiditos de tenis,

… o para verte mejor con tu ropa nueva,

… o para mirar a la vida cara a cara y decirle “no puedes conmigo”

… estás en el sitio adecuado.

Para acabar, te he de decir que, para conseguir algo tan importante para ti como mejorar tu composición corporal, necesitamos un plan.

 

No se puede afrontar una situación como esta sin trazar una serie de pasos claros (evidentemente modificables si se da el caso):

 

Así que, si vamos a trabajar juntos, debes saber que los pasos a seguir serán los siguientes.

 

  1. Entrevista inicial para conocer tus hábitos, objetivos, gustos e información básica sobre salud. Te enviaré un formulario inicial para rellenar y concretaremos un día para una primera sesión.

 

SESIÓN DE VALORACIÓN

 

  1. El día de la sesión repasaremos tu histórico de lesiones y molestias, para hacer una radiografía general de tu situación en el momento de iniciar el proceso.

 

  1. Calcularemos, de manera aproximada, tu composición corporal.

 

  1. Haremos una batería de test de movilidad sobre aquellas articulaciones que tienen tendencia a perderla. (si es necesario)

 

  1. Haremos una batería de test de fuerza isométrica con una galga tensiométrica (es una especie de dinamómetro que mide la fuerza que generas sin movimiento).

 

  1. Antes de la siguiente sesión tendrás un informe inicial y algunas pautas generales para empezar a entrenar.

 

SESIÓN DE ENTRENAMIENTO

 

  1. En un plazo no superior a una semana, haremos una segunda sesión. Tendrás diseñada una rutina de entrenamiento a seguir. Esta rutina estará basada en los resultados de los test del primer día. Se tendrán en cuenta los déficits de movilidad, los posibles desequilibrios musculares y el histórico de lesiones y molestias. Además, incluiremos de manera progresiva el entrenamiento metabólico.

 

  1. Durante la sesión nos centraremos en que conozcas los ejercicios a realizar. Pero sobre todo tendremos en cuenta al milímetro la ejecución técnica de los mismos, y los aspectos más importantes en los que has de poner el foco de atención.

 

  1. En una primera fase buscaremos encontrar ejercicios adecuados a tu situación, para poder aguantar las cargas posteriores. De manera progresiva, posteriormente, iremos introduciendo el trabajo metabólico, para conseguir ese déficit calórico importante para cambiar tu composición.

 

  1. El número de sesiones y seguimiento será pactado y podrá modificarse en función de tus intereses.

 

El precio de las dos sesiones iniciales es de 80 euros.

Buen precio.

Barato, si consideramos todo lo que te ofrezco.

2 horas de entrenamiento personal, organización y planificación del trabajo en casa y seguimiento posterior.

 

Aunque me gusta siempre comentar que, antes de decidirte, mires opciones, compares y solo cuando estés seguro, veremos si nos podemos ponernos manos a la obra para empezar el proceso.

 

Somos serios, y por ello, nos gusta trabajar con gente comprometida.

 

Porque un viaje importante requiere de un compromiso importante.

PREGUNTAS FRECUENTES

 

¿He de hacer entrenamiento de fuerza si quiero conseguir bajar mi peso?

 

Sin duda.

Hacer ejercicios de fuerza aumenta la masa muscular y, por lo tanto, tu consumo en reposo aumenta. Es decir, gastas más energía por el simple hecho de existir. Por otro lado, prepararemos a los músculos para aguantar el desgaste que provoca todo el entrenamiento metabólico, el que te permite el déficit calórico.

 

¿En qué horario ofrecéis este servicio?

 

Por el momento este servicio solamente está disponible en días concertados en horario de tardes.

 

 

¿Es posible hacer el entrenamiento online?

 

Es posible.

Aunque tiene una serie de desventajas respecto al entrenamiento presencial. La más clara es la comunicación en el momento de ejecutar correctamente los ejercicios, y la falta de información que proporciona los test iniciales. Por otro lado, la entrevista y el seguimiento se pueden hacer perfectamente.

 

¿Es necesario hacer una valoración inicial?

 

Es recomendable.

Con una valoración inicial, podemos crear un plan específico a tu situación. Podremos adelantarnos a posibles problemas y a la vez que evolucionas con tu objetivo, conseguir estructuras más seguras y con menor probabilidad de lesión o molestias.

 

¿Cuánto tiempo es necesario para conseguir mis objetivos?

 

No puedo darte una respuesta directa a esta pregunta. Dependerá de tu situación inicial, de aspectos de alimentación, de tu día a día, de tu metabolismo, y de muchas otras cosas que deberemos ir enfrentando.

 

¿Cuántas sesiones semanales he de dedicar a entrenar?

 

Dependerá de tus características y disponibilidad, pero sería interesante hacer entre 2 y 3 sesiones semanales. En ellas debemos combinar el entrenamiento de fuerza y el trabajo metabólico. Aunque no empezaremos a saco, primero preparamos al cuerpo y a la musculatura y poco a poco introduciremos el ejercicio metabólico intenso.

Más no es mejor, mejor es mejor.

 

¿Tienes alguna otra duda?

 

No dudes en enviarme un email, y veremos si puedo solucionar tus inquietudes.