Cuando Fénix no es un miembro del Equipo A

La gran mayoría de nosotros, en nuestra época de estudiantes, hemos pensado:

¿Y esto, para qué sirve?

Aguantar una hora interminable, soporífera, aburrida, donde se te cierran los ojos porque te gusta más entrenar que escuchar algo que no te interesa.

¡Que levante la mano quien no ha rajado de una asignatura!

¡O de un profesor!

A veces, me pitan los oídos…

Creo firmemente en que, cuando uno encuentra aplicación a un contenido, lo va a encontrar mucho más interesante.

Pero uno crece…

Y cambia…

Y un dia descubres que te gusta la filosofía…

Y piensas que seguramente ya te gustaba, pero no querías admitirlo.

Y te acuerdas de las risas que te echabas pensando que los filósofos no carburaban.

Pero caes en que conoces más de una historia mitológica griega que se te ha quedado grabada.

¡Cuantas contradicciones!

Me encanta el concepto del Ave Fénix y su aplicación para muchas cosas.

Y en ese punto se encuentra este blog.

A punto de reinventarse.

De volver a nacer, de intentar evolucionar.

En breve habrá novedades.

Alex Funes

--------------------
Abajo, un botón para ir a otro correo al azar.
¿Qué te deparará el destino?


Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *