LA COMIDA, MOMENTO IDÍLICO FAMILIAR

Tengo un compañero de trabajo que es muy observador. Bueno, para lo que nos acontece, podríamos decir que fue un buen escuchador.

Me explicó el otro día que, comiendo en un restaurante, una señora comentaba amablemente a su hija:

“Si no te comes la croqueta, te parto la cara en 3”

Muy educativo.

Aunque he de reconocer que es bastante persuasivo, no encaja en lo que se denomina crianza respetuosa en los tiempos en los que nos ha tocado vivir.

Pero, pensándolo bien, cuando a mi me habían soltado alguna, lo entendía todo muy rápido.

Me pierdo, me pierdo…

Desconozco que edad tendría esa mujer y desconozco su situación personal. No hay nada peor que juzgar una situación que desconoces. Lo que sí puedo asegurar, es que criar un hijo cansa… mucho.

No solo a nivel mental.

A nivel físico es todo un reto.

Mantente de pie, por qué tiene un sensor de altura que te impide sentarte…

Mantenlo mirando hacia delante porque quiere ver mundo, sin cambiar la variable de estar de pie…

Una vez empieza a caminar, déjate los riñones cogiéndolo de las manitas para que no se caiga…

Cuando ya no se cae, esprinta cada vez que se va a tirar por un barranco…

¡Y solamente ha pasado un año!

Mucho más tarde llegan las peleas de las croquetas y las caras divididas en 3.

Es evidente que hay que estar preparado, cuanto más mejor.

Por ello, si eres madre o padre y has estado un largo tiempo sin poder hacer actividad física de manera regular por tu nueva circunstancia, hay que buscar la manera de retomarla.

Todo esto me recuerda lo que leía hace poco sobre el “Síndrome del Burnout”.

Verás,

Bueno no, deja que te lo explique bien el domingo.

Puede que te interese una solución a la fatiga por desgaste mental. Sea por maternidad, paternidad, presión laboral o lo que sea.

--------------------
Abajo, un botón para ir a otro correo al azar.
¿Qué te deparará el destino?


Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *