Regar las plantas, cuidar tu cuerpo

Dicen que hay que hablar a las plantas.

Que incluso mejor si les cantas, porque les das más alegría y crecen más altas y más fuertes.

 

Yo no lo sé.

No me he hecho cargo nunca de una planta.

 

Bueno, mentira.

Sí que he hecho los típicos experimentos de pequeño, de plantar una lenteja en algodón.

Seguro que tú también.

 

Me hace mucha gracia.

Cuando eres pequeño, te pones con mucha ilusión a crear vida.

 

Y te pasas el rato mirando el frasco.

A ver si te vas a perder el nacimiento.

Cada 5 minutos vas a comprobar a ver si hay cambios.

 

Y llega un momento en el que entiendes que es un proceso.

Lento, pero continuo.

Seguro.

 

Siempre y cuando hagas las cosas bien.

Eso está claro.

 

Y es muy gracioso que, esa actitud que ves en los niños.

Esa que pretende que haya resultados inmediatos nada más empezar a regar.

Cuando les intentas explicar que todo tiene un proceso, que hay que tener paciencia, que las cosas de palacio van despacio…

 

… no se aplican en el mundo adulto.

 

Muchas personas quieren resultados ya.

Regando poco, con poco esfuerzo, poco sol, poco cuidado…

 

Hay que ser constante.

Y pasarás de no hacer nada, a disfrutar como un niño con cada paso, cada raíz que arraiga fuerte, con cada tallo y cada ramita nueva.

 

Hasta pasar a ser un Casi Deportista.

Aquí dentro.

Consejos actuales para deportistas y entrenadores no profesionales.

--------------------
Abajo, un botón para ir a otro correo al azar.
¿Qué te deparará el destino?


Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *