SI TE FALTA UN TORNILLO…

Todos hemos escuchado esa historia sobre el técnico que se presenta en casa de un cliente para arreglar su ordenador.

El hombre está desesperado porque su máquina no funciona y necesita recuperar todos los archivos que están guardados en ella.

Para ello, contacta con un informático que acude a su casa para poder arreglar el marrón que tenía el empresario entre manos.

Cuando el profesional llega, observa el ordenador, hace un par de pruebas y rápidamente, con un pequeño destornillador, aprieta un tornillo situado en el interior.

En cuanto acaba, reinicia y….

¡Tachaaaan! ¡Funciona!

El hombre se siente muy agradecido, no sabe como expresar su alegría. Hasta que el informático le dice.

“Son 100 euros”

“¿Perdone?, No sé si he entendido mal, pero ¿me va a cobrar usted 100 euros por apretar un tornillo?”

“No, apretar el tornillo es gratis, son 100 euros por saber que tornillo apretar”

Mejor explicado imposible.

No voy a tratar de convencerte de que yo soy ese técnico que va a ver de un plumazo el origen y solucionarlo con un giro mágico de muñeca.

Lo que si quiero que entiendas es que, conocer la raíz del problema te ahorrará mucho tiempo y dinero. Lo importante no es el entrenamiento, lo importante es conocer de que pie cojeas y a partir de ahí diseñar algo a medida.

No es rápido.

No es mágico.

Se requiere de trabajo y de constancia.

Evidentemente, dependiendo de la calidad de tu entrenamiento efectuado hasta la fecha, tu estado inicial será mejor o peor.

Si practicas deporte con regularidad y no has hecho nunca trabajo compensatorio, es posible que necesites entrenamiento específico para tratar este tema.

Suscríbete a nuestra lista y este fin de semana te regalo un ebook, donde hablamos sobre como crear una rutina para mantener la simetría muscular.

--------------------
Abajo, un botón para ir a otro correo al azar.
¿Qué te deparará el destino?


Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *