Estar informado ya no tiene mérito

No se podía saber.

Había que ser un genio para entender que todo lo que había que hacer era tan simple, tan obvio.

 

Pero lo obvio, lo simple, lo fácil parece que es lo difícil, lo complicado, lo raro.

 

Muchos dicen que vivimos en la era de la información.

Pero como ya he leído en algún que otro artículo de opinión, ya no vivimos en la era de la información.

Vivimos en la era de la sobreinformación.

 

Tenemos tantos sitios donde acudir.

Es tan fácil encontrarlo todo, que lo que no es tan sencillo es saber de qué te puedes fiar y de qué no.

 

Por eso creo que hay que cambiar ya el nombre de nuestra era.

Y dejar de ser los más informados de la historia.

Hay que cambiar la manera de hacer, porque estar informado, ya no tienen ningún mérito.

 

Todo dios tiene una carrera.

¿Y eso de qué sirve ya?

 

Muchísima gente tiene un máster, muchísimas personas hacen cursos. Cantidades brutales de personas pueden discutir sobre cualquier tema, simplemente formándose una opinión a través de YouTube.

 

Nada, eso ya no es valor.

Es más, solo genera polémica.

 

Las putas redes sociales solamente nos polarizan.

Crean más diferencias entre nosotros.

 

Y todo el mundo tiene la puta verdad absoluta.

Qué absurdo.

 

Hay que dejar de leer.

Hay que dejar de opinar y de pensar que lo sabemos todo.

 

Hay que asumir que no sabemos nada.

Y, aquellos pocos privilegiados que se decidan a probar cosas, a hacer cosas, a vivir las cosas, serán los que dominarán el mundo.

 

Aunque si quieres sobreinformarte más, aquí tendrás el placer de conseguirlo. Pero ojete, que mi intención va a ser que empieces a actuar.

 

Aquí abajo.

--------------------
Abajo, un botón para ir a otro correo al azar.
¿Qué te deparará el destino?


Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *