LA LECCIÓN DE NETFLIX QUE TE HARÁ MÁS CONSTANTE

Hace poco, se publicó la noticia de que Netflix había perdido en un trimestre 200.000 suscriptores, y había caído un 25% en bolsa.

Yo no soy muy bueno en finanzas. Pero diría que eso no es positivo.

Personalmente, sigo teniendo Netflix compartido con la familia… ¡Y se usa! ¡Mucho!

Pero también es cierto que, hasta no hace demasiado tiempo, he llegado a tener Netflix, Prime Video, HBO y Disney +.

Mirando hacia atrás, una barbaridad.

Porque piensas, ¿para qué?

¿En serio? ¿Las colecciono o que?

Y sobretodo, ¿las estoy utilizando?

La respuesta, como puedes imaginar, es NO.

Bueno, no todas, y no lo suficiente como para pagar cada mes.

Porque muchas veces, el ansia, la psicología detrás del consumo de productos, nos juega una mala pasada. ¿Hace falta pagar un año por adelantado?

Buena forma de vender, mala forma de consumir.

Compra compulsiva, de calentón.

Y aunque pagues la cuota mensual, puedes tirarte meses enteros sin volver a ver ninguna película de los amigos del ratón Mickey.

Mi teoría es que no acabas de darte de baja, porque te das a ti mismo otra oportunidad para utilizarlo. El típico, “Venga, a partir de ahora veré más pelis”.

Como cuando quedas con esas personas que, siendo amigas, no lo son tanto, y dices, joder si es que nos tenemos que ver más, pero no lo acabas de hacer.

Pues ahora cambia la palabra Netflix por gimnasio…

Te das cuenta, ¿verdad?

La motivación inicial del gimnasio dura unas tres semanas de media. A partir de ahí a mucha gente solo hace de patrocinador.

En el mail de este domingo, hablaremos sobre datos de abandono de la actividad física y posibles soluciones para ello. 

Alex Funes

--------------------
Abajo, un botón para ir a otro correo al azar.
¿Qué te deparará el destino?


Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *