La razón por la que escribo cada día

Porque me gusta.

Debería ser más que suficiente.

 

Pero no es ni la única, ni la más importante.

 

En mi familia ya hay más de un escritor.

Concretamente dos, familia directa.

Mi hermana y mi tío.

 

Temáticas muy diferentes.

Estilos muy diferentes entre sí, y a años luz de lo que hago yo (Soy yo el que está a años luz).

 

Hay quien me dice, “Alex, ¿por qué no escribes un libro?”

 

Yo no soy escritor.

Soy entrenador, soy readaptador, trato con personas.

 

Es lo que me gusta, escribo porque es un medio para llegar a más gente.

También escribo porque es una manera de entrenar la mente.

 

Debemos trabajar nuestro cuerpo, pero también mantener activa nuestra mente.

Y no lo digo en plan filosofía barata, ni en plan libro de autoayuda.

Se dice que escribir ayuda al bienestar físico.

 

Y es el mayor reto de constancia al que me he enfrentado nunca.

Y esa razón, quizá es la más poderosa de todas.

 

Cuando eres capaz de hacer algo cada día, da igual que sea fin de semana, vacaciones, Navidad, o que el mundo esté ardiendo. Eres capaz de todo.

 

Así que escribo para entrenar.

Y busco información como inspiración, y eso, egoístamente, también me ayuda a crecer.

 

Y, una vez lo lanzo al blog, o a las redes, o a donde sea que vaya a parar, es el mercado quien juzga, son los lectores los que determinan si es bueno, malo, lamentable, útil o inútil.

 

Eso sí, si tienes interés en aprender sobre salud, entrenamiento y lesiones, solamente tienes que dejarme tu correo en la cajita que tienes aquí debajo.

 

Es un win win de manual, tú aprendes cosas, yo aprendo cosas.

Tú podrías estar interesado en lo que allí te ofrezco, yo podría estar interesado en ofrecértelo.

--------------------
Abajo, un botón para ir a otro correo al azar.
¿Qué te deparará el destino?


Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *